Recreativo × en la web de aficionados del Recreativo.
Recreativo
La red social de aficionados del
Recreativo

LA HISTORIA DEL RECRE!

¡Valora el tema!
Total

 

3 votos
mmg
mmg el 09-02-2017 a las 13:14:01

Cuando el Recre cedía jugadores a los grandes de ahora

Cuando el Recre cedía jugadores a los grandes de ahora

Hubo un tiempo, anterior a la aparición del profesionalismo, en el que la escuela futbolística onubense, aprendida de los escoceses, y la destreza y la experiencia que ya atesoraban los jugadores del Recreativo eran muy apreciadas por los conjuntos de otras ciudades, como Madrid, Barcelona, Sevilla, Cádiz o Granada, a medida que iba extendiéndose la práctica del “nuevo” deporte del fútbol por todo el territorio español, por lo que no era extraño que fueran requeridos por otras sociedades deportivas incipientes. Hablamos de las dos primeras décadas del siglo XX, cuando lógicamente no había ningún tipo de contratos, y los que disputaban los partidos eran los socios de cada club, que incluso tenían que estar al día en el pago de sus cuotas para poder jugar.

El onubense Camilo Bel Pérez, durante muchos años Jefe Clínico del Hospital Provincial de Huelva, es un caso especial, porque aunque no llegó a jugar nunca con el primer equipo del Recreativo, sí se aficionó al fútbol en su juventud. Perteneciente a una familia onubense de larga tradición universitaria, marchó a Cádiz para estudiar Medicina entre 1901 y 1904, actuando ese último año como primer secretario en la fundación del primitivo Cádiz FC, y posteriormente se trasladó a Sevilla en 1905, ciudad en la que de nuevo fue partícipe de la fundación del actual Sevilla FC, junto a otros onubenses. Él mismo lo recordaba así en una entrevista al diario Odiel en 1955:

“Don Camilo Bel, muy seguro en sus apreciaciones, nos habla de su amistad en 1904 con don Manrique Meléndez, director de la Fábrica de Tabaco de Cádiz, dato que es singularmente importante para determinar cómo se llegó a la fundación del Cádiz:
– Arturo, hijo de Don Manrique […] nos “metió a todos en el toro” hasta lograr la fundación del Cádiz, del que en el momento inicial fui secretario, y tuve el honor de presentar sus reglamentos en el Gobierno Civil”
– ¿Qué pasó después?
– Que en 1905 nos trasladamos a Sevilla para continuar allí los estudios, y que con la calentura del fútbol encima, fundamos el Sevilla FC, en la que tomó buena parte nuestro paisano Manolo Cano Rincón, hermano de aquel gran Emilio que figuró entre los primitivos jugadores del Recreativo.
– En el nacimiento del Sevilla ¿quién fue el primer presidente?
– Don Manuel Aguilar, me parece que se llamaba, consignatario de buques. Y como en Cádiz, fui secretario, y por los reglamentos presentados en la capital gaditana, se hizo aquel Sevilla que sentó sus reales en el Prado de San Sebastián.
– ¿Usted fue jugador de ambos equipos?
– Pues sí, en ambos actué de delantero centro.
– ¿Quienes más de Huelva estaban por allí?
– Trasmonte, que era estudiante de Medicina, y actuaba de portero. Era primo de los Macías Trasmonte, y se distinguía en los saques de puerta, porque con el puño lanzaba el balón de puerta a puerta; recuerdo igualmente a Ramón Martín Mora, estudiante de Ayamonte; a Bernabeu, a Manolo Brionde, de origen francés, y otros muchos.”

 

Diario Odiel 1955, Entrevista a Camilo Bel

 

Tras la participación del Recreativo en los Campeonatos de España celebrados en Madrid en 1906 y 1907 (ningún otro equipo andaluz disputaría esta competición hasta 1917), el Decano empieza a recibir peticiones de cesión de jugadores por parte de diversos clubes. El 7 de febrero de 1909 la prensa local recoge la invitación que le hacen el Athletic Club y el Español, ambos de Madrid, al onubense Tomás Estrada para que disputara algunos partidos con ellos, aprovechando que estudiaba allí la carrera de delineante. Estrada era socio del Recreativo y desde pequeño disputaba partidos en el Velódromo, pasando por los distintos escalafones del Club. En 1910 Estrada ya jugaba a préstamo en el Madrid FC (actual Real Madrid) mientras residía en la capital de España, pero jugaba (y ganaba) los Campeonatos de Andalucía con el Recreativo, al disputarse estos durante el periodo navideño. Tomás Estrada lo fue todo en el Recreativo: jugador, capitán, árbitro, entrenador y directivo, también corresponsal en Huelva del semanario Madrid Sport y hasta creó en 1919 la revista Huelva Sport para informar semanalmente de los eventos deportivos en nuestra ciudad.

 

También Antonio Tellechea y dos de los hermanos Pérez de Guzmán tuvieron a bien viajar desde Huelva a tierras extremeñas, ante la petición recibida del recién creado Sport de Badajoz, para reforzarlo en el primer encuentro que dicho club iba a disputar, en mayo de 1909.

Luís García Guijarro es otro ejemplo de préstamo puntual. Disputó con el Sevilla Balompié (actual Real Betis Balompié) el primer partido del Campeonato de Andalucía y Extremadura celebrado el 4 de enero de 1910 en el Velódromo frente a su propio club, el Recreativo de Huelva. Nacido en Puerto Rico en 1892, pero de familia onubense y afincado en Huelva tras el desastre de 1898 tras la guerra de Cuba, era habitual desde 1908 en las alineaciones de los partidos de la Copa Seamens que disputaba el Recreativo contra los tripulantes de los barcos británicos fondeados en el puerto de Huelva. Pero dado que el Club no lo designó titular para los partidos del Campeonato de Andalucía, se permitió que jugara en la filas balompédicas, al igual que Roselli. En el segundo partido del Campeonato de nuevo el Recreativo prestó a Roselli y al escocés Wilson al Sevilla Balompié.

Tres de los hermanos Pérez de Guzmán (de los seis que llegaron a jugar en el Recreativo), que estudiaban por entonces sus carreras universitarias en Madrid, van a jugar también a préstamo en las filas de los equipos madrileños entre 1909 y 1913, primero en el Madrid FC y posteriormente en la Gimnástica. Con estos dos conjuntos compitieron durante varias temporadas en el Campeonato de Madrid.

En abril de 1910 se juega la fase final del Campeonato de España en San Sebastián, con solo tres clubes, el Athletic de Bilbao, el club local y el Madrid FC. Este último, además de contar con los tres recreativistas que habitualmente estaba alineando en el campeonato madrileño, solicita también la incorporación de José Pérez de Guzmán, que ha de partir en tren desde Huelva hasta Madrid para unirse allí al resto de la expedición, y continuar todos juntos el viaje para llegar a la ciudad donostierra apenas una hora antes del comienzo del primer partido. El Madrid FC juega sus dos encuentros con los cuatro onubenses en su once titular: los hermanos Francisco, Luís y José Pérez de Guzmán, y Tomás Estrada, todos ellos socios del Recreativo.

 

1910. Madrid FC en San Sebastián con recreativistas en sus filas, 2º y 3º fila superior, 1º y último fila inferior

 

 

El 7 de abril de 1912 se disputa en la ciudad condal la gran final del Campeonato de España de Fútbol, entre el FC Barcelona y la Gimnástica de Madrid, club que entonces le disputaba la supremacía del centro de España al Madrid FC, y que había eliminado en semifinales al potente Racing de Irún. En sus filas encontramos de nuevo cuatro recreativistas, titulares habituales del primer equipo del Decano, con el que han vuelto a triunfar en enero de ese año en los Campeonatos de Andalucía y Extremadura, pero que juegan cedidos en la Gimnástica de Madrid mientras terminan allí sus estudios: el portero Díaz Moya, los hermanos Francisco y Luis Pérez de Guzmán, y Alejandro Rodríguez Apolinario. La victoria correspondió al equipo barcelonés, pero de esa final incluso hay imágenes filmadas, de las más antiguas que se conservan en España, en las que se puede apreciar brevemente a los futbolistas onubenses en acción.

Al año siguiente, de nuevo el socio del Recreativo Alejandro Rodríguez Apolinario juega la final del Campeonato de España, pero esta vez como delantero centro titular del FC Barcelona. El rival es la Real Sociedad, y Apolinario se convierte en el héroe de la final, al lograr los dos tantos decisivos que le dan el título copero al conjunto culé. Después seguiría jugando en el FC Barcelona las siguientes temporadas, ya que se establecería allí.

También era habitual en aquellos años que los dos principales clubes sevillanos, cuando contendían entre ellos, solicitaran al Recreativo de Huelva la cesión de algunos jugadores para que reforzaran sus alineaciones. Los más solicitados, tanto por su asiduidad como por lo destacado de sus actuaciones, fueron el gran goleador Gregorio Navarro y el portero Francisco Díaz Moya, ídolos de los aficionados, y no solo en Huelva, pero también jugaron ocasionalmente en los equipos sevillanos otros integrantes del primer equipo recreativista, como Francisco Pérez de Guzmán y Alfonso Mata.

 

Portero Díaz Moya, recreativista cedido en la Sevilla FC. Sport Sevillano. Hemeroteca BNE

 

El hermano de este último, Antonio Mata, junto con Alfonso Duque, jugadores habituales del Recreativo en la década de los 10, fueron también impulsores del fútbol en esos años en la ciudad nazarí, según recordaba el Diario de Huelva en 1939. Residiendo temporalmente en Granada a principios de los años diez, fundaron y jugaron el primer encuentro del Recreativo de Granada, que vestía también de azul y blanco.

No sería el único club andaluz fundado en aquellos años con esa denominación. Podemos igualmente reseñar que el 18 de agosto de 1912 el Recreativo de Huelva juega su primer partido contra un nuevo club sevillano, constituido unos meses antes por un grupo de jóvenes entre los que destacan varios onubenses residentes por estudio o trabajo en Sevilla. De nuevo es significativo el nombre que eligieron, Recreativo de Sevilla. El resultado de este primer enfrentamiento fue de 9 a 0 para el Decano.

Perico Pérez de Guzmán, hermano menor de los mencionados anteriormente, también disputó partidos en las filas del Madrid en 1919, ganándose allí el sobrenombre de Guzmán el Bueno.

Leyendo las crónicas de los partidos de aquellos años jugados por el Recreativo en otras ciudades andaluzas, también resulta curioso, desde la óptica actual, comprobar la expectación que generaba su visita, los muchos seguidores que tenía el Decano fuera de Huelva, y cómo el público foráneo ovacionaba al equipo onubense e incluso le aplaudía más que al conjunto local.

Vemos pues que las peticiones de cesiones de jugadores hechas al Club Decano eran algo habitual en aquellos primeros tiempos, donde aún imperaba entre jugadores y clubes la caballerosidad propia de los sportmen que iniciaron el fútbol en nuestro país, junto a la camaradería y las buenas relaciones entre las sociedades deportivas existentes, y podemos igualmente apreciar el estatus y el prestigio que el Decano mantenía hace aproximadamente un siglo en el ámbito futbolístico, años antes de que apareciera el profesionalismo.

 

Departamento de Historia del Real Club Recreativo de Huelva SAD

Tu comunidad,
en tu móvil
mmg
mmg el 09-02-2017 a las 13:15:43

El Recre de hace un siglo

El Recre de hace un siglo

La historia del club decano, la más larga de todos los clubes de fútbol españoles, al margen de datos, nombres y resultados, es rica en anécdotas y curiosidades, que vale la pena conocer, pues reflejan las mentalidades y costumbres de la sociedad onubense y española de cada época, desde finales del siglo XIX.

Queremos mostrar ahora, con unas breves pinceladas, cómo se comportaba el club decano y cómo se percibía al Recreativo hace justo un siglo, en 1916, cuando aún era el modelo, la referencia y el club hegemónico en todo el sur de España. Utilizaremos, para ello, las crónicas de la prensa local de aquella época, magníficamente custodiada en la Hemeroteca del Archivo Municipal de Huelva.

Varios clubes locales surgen entre finales de 1915 y primeros de 1916, según nos cuentan los diarios locales, “compuestos por jóvenes aficionados que, entusiasmados por los frecuentes éxitos del Real Club Recreativo de Huelva, se proponen secundarlos en tan noble juego”. Es por ello que la directiva del Recreativo, presidida por el Doctor Mackay, decide organizar entonces el primer torneo de ámbito local, al que denomina la “Copa Huelva”, que disputarían cada año en el Velódromo los jugadores del segundo equipo del Club (ya que hacerlo con el primero restaría toda emoción por la enorme desigualdad), contra los primeros equipos del resto de sociedades futbolísticas de la ciudad.

En la final de la primera edición de dicha competición, celebrada el 20 de febrero de 1916, las promesas del club decano se impusieron a los jóvenes del Huelva FC. Según nos cuenta Diario de Huelva, “el Sr. Alcock entregó al capitán del equipo vencedor la copa, que al poco se llenó de champagne, bebiendo todos los jugadores”. Por su parte, el diario La Provincia comentaba que “los jugadores en compacta masa y en unión de la copa circularon por la capital haciendo bastantes libaciones en ella”.

Directiva del Recre en 1915, con Mackay y Alcock.

Días después se dirigieron al domicilio del presidente para entregarle la copa de plata, y allí “el Dr. Mackay les felicitó muy efusivamente, alentándoles a seguir cultivando el foot-ball con todo entusiasmo para añadir nuevas páginas a la brillante y ya larga historia del Real Club Recreativo, que tan señalado lugar ocupa entre las sociedades deportivas de España”.

 

El Campeonato de Andalucía de ese año 1916, disputado íntegramente en Sevilla por decisión de la recién creada Federación Regional Sur, es ganado por primera vez por un club distinto del Recreativo: el Español de Cádiz. Se rompía así la continuada y monótona supremacía futbolística del club onubense en el sur de España, hasta entonces dominador absoluto de dicha competición. Sin embargo, la propuesta de confeccionar una selección con los mejores jugadores de la Federación Sur para enfrentarse a otra de la Federación Centro, surgida en el seno del ente federativo y lanzada desde las páginas del periódico sevillano El Correo de Andalucía, deja bien claro qué club seguía siendo considerado el referente: de los once jugadores a convocar, se propone elegir uno por cada uno de los dos clubes gaditanos, dos por el Sevilla FC y el Real Betis Balompié, y cinco por el Recreativo de Huelva “que por algo fue el que inició en Andalucía el cultivo de tan higiénico sport”.

 

El Club, además de intentar mantener el prestigio deportivo, seguía haciendo gala en 1916 de los valores recibidos en su origen por aquellos pioneros sportmen del siglo XIX, que lo han hecho un modelo a seguir en el Sur de España. Como botón de muestra de la normas de caballerosidad que aún imperaban dentro del Decano, destaquemos algunas acciones anecdóticas que hoy pueden parecernos sorprendentes.

 

En el partido amistoso entre el Recreativo de Huelva y el Real Betis Balompié jugado el 5 de marzo de 1916 en el Velódromo, el club anfitrión tuvo a bien designar como referee –anglicismo con el que entonces se denominaba a los árbitros- a un veterano jugador bético, valorando únicamente su condición de buen conocedor del reglamento y no su procedencia o afinidad.

 

Menos de un mes después, el 2 de abril, es de destacar la actitud del gran centrocampista Francisco Pérez de Guzmán, que en el partido Sevilla FC – Recreativo decidió no lanzar un penalty señalado a escasos minutos del final, cuando el marcador señalaba empate a uno. La ovación del público sevillano al jugador, y a todo el equipo del Recreativo cuando salió del campo, reconfortó más que la presumible victoria. Así lo expresaban los cronistas del momento: “El público sevillano aplaudió la resolución del referido jugador, y vitoreó la nobleza del equipo onubense” // “No cabe ni sospechar siquiera que habiéndole tocado en suerte a Paco Guzmán lanzarlo, pudiera fallar, pues de todos es conocido la gran facilidad que tiene para romper redes a fuerza de pelotazos. Ahora bien, que hayan empatado por aquello de que ganar sin lucha no es ganar, no solamente es digno del Club de Huelva, sino que además ha sido un curso de cortesía que no todos los clubs españoles han estudiado” y aún más: “los de Huelva, que han cumplido con el reglamento, con las reglas de cortesía y con el compañerismo, regresan satisfechísimos de Sevilla, porque saben que si bien no han ganado materialmente, en cambio los sevillanos pregonaron sin regateo su victoria, pues las ovaciones hablan más claro que el guarismo colocado por orden del árbitro”. Y lo más digno de resaltar es que dicha acción no fue producto de una decisión personal y aislada, sino que obedecía a códigos internos del club decano.

 

Cartel anunciador del Recre-Sevilla del 16 de abril de 1916.

 

Dos semanas después, el 16 de abril, el Velódromo onubense recibe al Sevilla FC, partido del que afortunadamente se conserva un cartel, y la escena vuelve a repetirse, ahora además, por duplicado. De nuevo reproducimos un fragmento de la crónica de este partido, aparecida en La Provincia el 17 de abril de 1916: “Hubo un penalty que no se consumó gracias a la caballerosidad de Navarro, que lanzó el balón a la calle. Otro golpe de castigo que ordenó Ramos fue anulado igualmente por Paco Guzmán. Hubo quien dijo, a raíz de estos dos actos, que era raro que no se aplaudiera. –Pero Señor ¿es usted sordo? le arguyeron. –Dispense, creí que ese ruido era tormenta. La ovación a los nuestros fue tan grande que hasta hubo manos bellísimas de distinguidas damas que aplaudieron con entusiasmo.” E igualmente lo recoge el Diario de Huelva: “…castigo que Navarro tiró fuera. El entusiasmo del público era indescriptible, y cuando la puerta del Sevilla estaba en peligro nuevamente hubo una mano en el área de goal que el referee decretó penalty. Un jugador del Real, siguiendo el precedente que tienen señalado de no tirar aquel castigo, pues casi siempre son goals muy difíciles de parar, lanzó fuera. Las palmas echaron humo”. Dicho partido acabó con la victoria recreativista por 2 a 0 al Sevilla FC.

 

Así era el Recre hace un siglo. Así se comportaba. Otros tiempos y otras formas de entender la competición y el deporte, pero que forman parte de la larga historia y el patrimonio intangible del mismo Club que sigue hoy en pie.

 

Área de Historia del RC Recreativo de Huelva

mmg
mmg el 09-02-2017 a las 13:16:38

Las victorias más abultadas del Decano

Las victorias más abultadas del Decano

 

En estos momentos de escasa eficacia anotadora, que esperemos se empiece a corregir este mismo domingo en Melilla, queremos recordar que precisamente un domingo 27 de noviembre, pero de hace 56 años, se logró la mayor goleada en partido oficial de Liga del Recreativo en toda su historia. Aquel 27 de noviembre de 1960 la afición del Decano disfrutó de una espléndida tarde de goles, nada menos que 14-2 al Puerto Real. La temporada anterior el equipo onubense había descendido de Segunda a Tercera División (no había por entonces Segunda B) y el objetivo era volver de nuevo a la categoría perdida. Al descanso del partido ya se habían anotado nueve goles (8-1), y al final, como puede verse en una de las fotos que acompañaban a la crónica del diario Odiel (Hemeroteca de la Diputación de Huelva) se tuvo que añadir un número adicional al marcador del viejo Colombino para reflejar correctamente el resultado. Lo curioso es que a los 24 minutos del segundo tiempo ya se habían conseguido los 14 goles locales, y que el segundo tanto del Puerto Real también fue marcado, en propia puerta, por un jugador recreativista.

 

 

Sin embargo, la mayor goleada del Decano a lo largo de su dilatada historia no la consiguió en partido de Liga, aunque sí en una competición oficial, la Copa Primavera, que en los años cuarenta organizaba la Federación Española para alargar el calendario futbolístico, al terminar el campeonato liguero, que por entonces era de más corta duración al contar con menos equipos. El 16-0 al Cacereño conseguido el 3 de junio de 1945, con 8 tantos del delantero onubense Antonio Borrego, ostenta el record de mayor diferencia de goles a favor.

En partidos de Liga, y tras el 14-2 al Puerto Real ya reseñado, las victorias más abultadas del Club fueron un rotundo 10-0 al Sanluqueño en 1961, y a domicilio 1-10 al San Fernando en 1953, y 1-9 en Linares en 1946, curiosamente tres rivales con los que compite esta temporada el Decano (aunque no se trate ya de los mismos clubes). Todas ellas se lograron en Tercera División.

En Segunda B, la mayor goleada se consiguió a domicilio: 0-6 en el campo del CD Marino, en 1993. En Segunda División, 8-1 al San Fernando en 1962, y 7-0 a la Cultural Leonesa el 16 de febrero de 1975.

Lógicamente las mayores goleadas logradas en Primera División no han sido tan abultadas como en otras categorías, aunque la mayoría de los recreativistas recuerdan el 5-0 al Villarreal del 27 de abril de 2003 y el 2-5 en Riazor ante el Deportivo de La Coruña al final de la maravillosa temporada 2006-07.

En el Campeonato de España o Copa del Rey, el resultado más amplio a favor del Recreativo se logró en 1979, con un 8-0 al Africa Ceutí.

Repasando los muchos partidos amistosos del Decano a lo largo de su historia, es bastante frecuente encontrarse con tanteos elevados, sobre todo en la Copa Seamen’s, que desde 1904 disputaba el Club contra los marineros de los barcos británicos fondeados en el puerto de Huelva. En aquellos lejanos tiempos eran habituales marcadores favorables de 10-0, 11-0 y hasta 12-0, logrado en 1911, y en partidos amistosos con otros rivales, destaca un 15-0 al Sporting de Córdoba en 1931.

Por último, habría que resaltar también el tanteo global conseguido en una final de competición oficial. Tras la dura sanción que le impuso la Federación Andaluza a finales de 1931 por incidentes en el Velódromo, el Club pasó a competir las tres temporadas siguientes con los equipos extremeños en el llamado Campeonato del Oeste. Así, tras demostrar una gran superioridad en la fase regular de la competición, se disputó la final a doble partido para dirimir el título oficial de dicho Campeonato del Oeste en la temporada 1932-33, y en ella el Club se proclamó campeón tras vencer por un rotundo 0-6 en el campo del Sport Club de Badajoz y volver a imponerse siete días después, en el Velódromo, por 8-0.

 

Área de Historia del RC Recreativo de Huelva

Oviedina
Oviedina el 09-02-2017 a las 16:30:19

Cómo mola el post!

Riendo
mmg
mmg el 09-02-2017 a las 20:31:59

Oviedina escribió:

Cómo mola el post!

Riendo

ya te digo esta sacado de nuestra web oficial,que ya si empieza a funcionar bien y poner cosas interesantes

mmg
mmg el 17-02-2017 a las 10:02:03

77 años del debut del Decano en Segunda División

77 años del debut del Decano en Segunda División

El 3 de diciembre de 1939 el Decano jugó su primer partido en Segunda División, el mismo mes en el que cumplía 50 años de vida. Puede parecernos algo extraño lo tardío en alcanzar dicha categoría, pero puede explicarse en unas pocas líneas. En los primeros años de vida del Recreativo, como es lógico, no existían competiciones oficiales ni federaciones que pudieran organizarlas. No es hasta los primeros años del siglo XX  cuando se crea en Madrid el Campeonato de España (conocido también como Copa del Rey porque el trofeo fue donado por Alfonso XIII)  al que acudían anualmente por invitación algunos de los escasos clubes existentes por entonces, y en el que el Recreativo obtuvo el tercer puesto en 1906, el quinto en 1907, y cayó en semifinales ante el Madrid FC en 1918, cuando el formato ya era mediante eliminatorias. Por entonces van surgiendo otras competiciones, pero de ámbito regional, como el Campeonato de Andalucía, que el Recreativo ganó repetidas veces en sus primeras ediciones. El torneo de Liga, sin embargo, no se inició en España hasta el año 1929, cuarenta años después de la fundación oficial del Decano, cuando ya el profesionalismo estaba totalmente implantado en todo el país, y el Club había perdido su hegemonía en el sur de España. Si el campeonato de Liga se hubiera creado solo una década antes, el Recreativo habría sido candidato a una de las plazas de Primera División, atendiendo a su trayectoria deportiva. Pero los años veinte marcaron una progresiva pérdida de competitividad del equipo, por la renuncia al profesionalismo, que ya se imponía en el resto de clubes. Además la nueva competición incluyó inicialmente a solo diez equipos por categoría, y en la Primera División de 1929 todos ellos eran del norte de España y de Madrid, no hubo equipos andaluces. La Tercera División, en la que la Federación Española incluyó al Recreativo, no echó a andar hasta la temporada siguiente, y ya en ese primer año, 1930, el Recreativo jugó la eliminatoria de ascenso a Segunda contra el Cartagena, tras quedar campeón de su grupo, pero no logró superarla. En esos primeros años había una única plaza de ascenso y descenso entre categorías.En 1931 el Recreativo disputó la eliminatoria final para el ascenso a Segunda División ante el Celta de Vigo. Ambos conjuntos habían quedado campeones de sus respectivos grupos de Tercera y habían superado eliminatorias previas, por lo que el vencedor obtendría el  ascenso. Pero en la ida en tierras gallegas, un expulsado por parte onubense a poco de empezar el encuentro y cuatro penaltis señalados en contra, propiciaron un resultado de 4-0 casi imposible de remontar. A punto estuvo, sin embargo, de producirse la hazaña en el partido de vuelta disputado en Huelva en un abarrotado Velódromo, pero el 3-0 final resultó insuficiente.Tras el paréntesis obligado de 1936 a 1939 por la guerra civil, la nueva Federación Española de Fútbol decidió reestructurar las diferentes categorías del fútbol español, creando una Segunda División con cinco grupos de ocho equipos cada uno, y el Decano fue incluido en el grupo V. Al ser una competición entre tan pocos equipos, se comprende que los partidos no empezaran hasta el mes de diciembre.El primer encuentro se disputó en el Velódromo ante el Xerez FC, y finalizó con empate a dos tantos. El primer gol del Decano en Segunda División lo anotó el delantero onubense Fernando Carrillo.El siguiente partido en el Velódromo también arrojó el mismo resultado, dos a dos, esta vez ante el Recreativo de Granada, antecedente del actual Granada CF, que tomó del Decano tanto su denominación como sus colores azul y blanco, y según recordaba el Diario de Huelva del 17 de diciembre de 1939 (Hemeroteca A.M.H.): “el Recreativo de Granada fue fundado en 1911 por estudiantes de Huelva. El primer partido que jugó este equipo fue contra el Sierra Nevada, alineándose con los granadinos los onubenses Antonio Mata, Alfonso Duque y algunos más. De esta manera el equipo de la ciudad de la Alhambra era bautizado por el Real Club Recreativo de Huelva, padrino en la ceremonia”

La primera victoria del Decano en Segunda División no llegaría hasta el 31 de diciembre de 1939, cuando se impuso por 5 tantos a 2 a la Escuela Hípica Militar de Tánger, el primero de los numerosos equipos del Protectorado español de Marruecos con los que se enfrentaría a lo largo de los años cuarenta y cincuenta. Por aquel entonces destacaban en el equipo onubense jugadores como el portero Faustino, los defensas Tasero, Graíño y Zabala, el centrocampista Marculeta, el extremo Carreño, o los delanteros Santos Gallego y el joven madrileño Perico Eguiluz, que inició en Huelva su exitosa carrera futbolística, y volvería en 1975 para terminar en el Decano su etapa como entrenador.

 

En 1939 el Club debuta en Segunda División

 

Área de Historia del RC Recreativo de Huelva

Oviedina
Oviedina el 17-02-2017 a las 15:34:40

mmg escribió:

77 años del debut del Decano en Segunda División

77 años del debut del Decano en Segunda División

El 3 de diciembre de 1939 el Decano jugó su primer partido en Segunda División, el mismo mes en el que cumplía 50 años de vida. Puede parecernos algo extraño lo tardío en alcanzar dicha categoría, pero puede explicarse en unas pocas líneas. En los primeros años de vida del Recreativo, como es lógico, no existían competiciones oficiales ni federaciones que pudieran organizarlas. No es hasta los primeros años del siglo XX  cuando se crea en Madrid el Campeonato de España (conocido también como Copa del Rey porque el trofeo fue donado por Alfonso XIII)  al que acudían anualmente por invitación algunos de los escasos clubes existentes por entonces, y en el que el Recreativo obtuvo el tercer puesto en 1906, el quinto en 1907, y cayó en semifinales ante el Madrid FC en 1918, cuando el formato ya era mediante eliminatorias. Por entonces van surgiendo otras competiciones, pero de ámbito regional, como el Campeonato de Andalucía, que el Recreativo ganó repetidas veces en sus primeras ediciones. El torneo de Liga, sin embargo, no se inició en España hasta el año 1929, cuarenta años después de la fundación oficial del Decano, cuando ya el profesionalismo estaba totalmente implantado en todo el país, y el Club había perdido su hegemonía en el sur de España. Si el campeonato de Liga se hubiera creado solo una década antes, el Recreativo habría sido candidato a una de las plazas de Primera División, atendiendo a su trayectoria deportiva. Pero los años veinte marcaron una progresiva pérdida de competitividad del equipo, por la renuncia al profesionalismo, que ya se imponía en el resto de clubes. Además la nueva competición incluyó inicialmente a solo diez equipos por categoría, y en la Primera División de 1929 todos ellos eran del norte de España y de Madrid, no hubo equipos andaluces. La Tercera División, en la que la Federación Española incluyó al Recreativo, no echó a andar hasta la temporada siguiente, y ya en ese primer año, 1930, el Recreativo jugó la eliminatoria de ascenso a Segunda contra el Cartagena, tras quedar campeón de su grupo, pero no logró superarla. En esos primeros años había una única plaza de ascenso y descenso entre categorías.En 1931 el Recreativo disputó la eliminatoria final para el ascenso a Segunda División ante el Celta de Vigo. Ambos conjuntos habían quedado campeones de sus respectivos grupos de Tercera y habían superado eliminatorias previas, por lo que el vencedor obtendría el  ascenso. Pero en la ida en tierras gallegas, un expulsado por parte onubense a poco de empezar el encuentro y cuatro penaltis señalados en contra, propiciaron un resultado de 4-0 casi imposible de remontar. A punto estuvo, sin embargo, de producirse la hazaña en el partido de vuelta disputado en Huelva en un abarrotado Velódromo, pero el 3-0 final resultó insuficiente.Tras el paréntesis obligado de 1936 a 1939 por la guerra civil, la nueva Federación Española de Fútbol decidió reestructurar las diferentes categorías del fútbol español, creando una Segunda División con cinco grupos de ocho equipos cada uno, y el Decano fue incluido en el grupo V. Al ser una competición entre tan pocos equipos, se comprende que los partidos no empezaran hasta el mes de diciembre.El primer encuentro se disputó en el Velódromo ante el Xerez FC, y finalizó con empate a dos tantos. El primer gol del Decano en Segunda División lo anotó el delantero onubense Fernando Carrillo.El siguiente partido en el Velódromo también arrojó el mismo resultado, dos a dos, esta vez ante el Recreativo de Granada, antecedente del actual Granada CF, que tomó del Decano tanto su denominación como sus colores azul y blanco, y según recordaba el Diario de Huelva del 17 de diciembre de 1939 (Hemeroteca A.M.H.): “el Recreativo de Granada fue fundado en 1911 por estudiantes de Huelva. El primer partido que jugó este equipo fue contra el Sierra Nevada, alineándose con los granadinos los onubenses Antonio Mata, Alfonso Duque y algunos más. De esta manera el equipo de la ciudad de la Alhambra era bautizado por el Real Club Recreativo de Huelva, padrino en la ceremonia”

La primera victoria del Decano en Segunda División no llegaría hasta el 31 de diciembre de 1939, cuando se impuso por 5 tantos a 2 a la Escuela Hípica Militar de Tánger, el primero de los numerosos equipos del Protectorado español de Marruecos con los que se enfrentaría a lo largo de los años cuarenta y cincuenta. Por aquel entonces destacaban en el equipo onubense jugadores como el portero Faustino, los defensas Tasero, Graíño y Zabala, el centrocampista Marculeta, el extremo Carreño, o los delanteros Santos Gallego y el joven madrileño Perico Eguiluz, que inició en Huelva su exitosa carrera futbolística, y volvería en 1975 para terminar en el Decano su etapa como entrenador.

 

En 1939 el Club debuta en Segunda División

 

Área de Historia del RC Recreativo de Huelva

Casi na :)
mmg
mmg el 17-02-2017 a las 20:48:41

Oviedina escribió:

mmg escribió:

77 años del debut del Decano en Segunda División

77 años del debut del Decano en Segunda División

El 3 de diciembre de 1939 el Decano jugó su primer partido en Segunda División, el mismo mes en el que cumplía 50 años de vida. Puede parecernos algo extraño lo tardío en alcanzar dicha categoría, pero puede explicarse en unas pocas líneas. En los primeros años de vida del Recreativo, como es lógico, no existían competiciones oficiales ni federaciones que pudieran organizarlas. No es hasta los primeros años del siglo XX  cuando se crea en Madrid el Campeonato de España (conocido también como Copa del Rey porque el trofeo fue donado por Alfonso XIII)  al que acudían anualmente por invitación algunos de los escasos clubes existentes por entonces, y en el que el Recreativo obtuvo el tercer puesto en 1906, el quinto en 1907, y cayó en semifinales ante el Madrid FC en 1918, cuando el formato ya era mediante eliminatorias. Por entonces van surgiendo otras competiciones, pero de ámbito regional, como el Campeonato de Andalucía, que el Recreativo ganó repetidas veces en sus primeras ediciones. El torneo de Liga, sin embargo, no se inició en España hasta el año 1929, cuarenta años después de la fundación oficial del Decano, cuando ya el profesionalismo estaba totalmente implantado en todo el país, y el Club había perdido su hegemonía en el sur de España. Si el campeonato de Liga se hubiera creado solo una década antes, el Recreativo habría sido candidato a una de las plazas de Primera División, atendiendo a su trayectoria deportiva. Pero los años veinte marcaron una progresiva pérdida de competitividad del equipo, por la renuncia al profesionalismo, que ya se imponía en el resto de clubes. Además la nueva competición incluyó inicialmente a solo diez equipos por categoría, y en la Primera División de 1929 todos ellos eran del norte de España y de Madrid, no hubo equipos andaluces. La Tercera División, en la que la Federación Española incluyó al Recreativo, no echó a andar hasta la temporada siguiente, y ya en ese primer año, 1930, el Recreativo jugó la eliminatoria de ascenso a Segunda contra el Cartagena, tras quedar campeón de su grupo, pero no logró superarla. En esos primeros años había una única plaza de ascenso y descenso entre categorías.En 1931 el Recreativo disputó la eliminatoria final para el ascenso a Segunda División ante el Celta de Vigo. Ambos conjuntos habían quedado campeones de sus respectivos grupos de Tercera y habían superado eliminatorias previas, por lo que el vencedor obtendría el  ascenso. Pero en la ida en tierras gallegas, un expulsado por parte onubense a poco de empezar el encuentro y cuatro penaltis señalados en contra, propiciaron un resultado de 4-0 casi imposible de remontar. A punto estuvo, sin embargo, de producirse la hazaña en el partido de vuelta disputado en Huelva en un abarrotado Velódromo, pero el 3-0 final resultó insuficiente.Tras el paréntesis obligado de 1936 a 1939 por la guerra civil, la nueva Federación Española de Fútbol decidió reestructurar las diferentes categorías del fútbol español, creando una Segunda División con cinco grupos de ocho equipos cada uno, y el Decano fue incluido en el grupo V. Al ser una competición entre tan pocos equipos, se comprende que los partidos no empezaran hasta el mes de diciembre.El primer encuentro se disputó en el Velódromo ante el Xerez FC, y finalizó con empate a dos tantos. El primer gol del Decano en Segunda División lo anotó el delantero onubense Fernando Carrillo.El siguiente partido en el Velódromo también arrojó el mismo resultado, dos a dos, esta vez ante el Recreativo de Granada, antecedente del actual Granada CF, que tomó del Decano tanto su denominación como sus colores azul y blanco, y según recordaba el Diario de Huelva del 17 de diciembre de 1939 (Hemeroteca A.M.H.): “el Recreativo de Granada fue fundado en 1911 por estudiantes de Huelva. El primer partido que jugó este equipo fue contra el Sierra Nevada, alineándose con los granadinos los onubenses Antonio Mata, Alfonso Duque y algunos más. De esta manera el equipo de la ciudad de la Alhambra era bautizado por el Real Club Recreativo de Huelva, padrino en la ceremonia”

La primera victoria del Decano en Segunda División no llegaría hasta el 31 de diciembre de 1939, cuando se impuso por 5 tantos a 2 a la Escuela Hípica Militar de Tánger, el primero de los numerosos equipos del Protectorado español de Marruecos con los que se enfrentaría a lo largo de los años cuarenta y cincuenta. Por aquel entonces destacaban en el equipo onubense jugadores como el portero Faustino, los defensas Tasero, Graíño y Zabala, el centrocampista Marculeta, el extremo Carreño, o los delanteros Santos Gallego y el joven madrileño Perico Eguiluz, que inició en Huelva su exitosa carrera futbolística, y volvería en 1975 para terminar en el Decano su etapa como entrenador.

 

En 1939 el Club debuta en Segunda División

 

Área de Historia del RC Recreativo de Huelva

Casi na :)

ya ves no habia nacido ni mi padre

mmg
mmg el 23-02-2017 a las 11:04:30

De remontadas y goles in extremis

http://www.recreativohuelva.com/wp-content/uploads/2017/02/Platko-en-Balaidos2-1200x640.jpg

Ganar un partido en el último minuto provoca emociones tan intensas que explican porqué el fútbol levanta pasiones en todo el planeta, y hace apenas unos días hemos podido vivir en Huelva esas emociones. Lograr un ascenso en el último momento, evitar un descenso, o remontar un partido que parecía imposible ganar solo unos minutos antes, genera una euforia colectiva que queda impresa en la memoria de los aficionados.

 

Aunque ha habido muchos momentos de júbilo, y también de enorme desazón por goles in extremis y remontadas a favor o en contra a lo largo de los 127 años de historia del Recreativo, hemos decidido traer aquí solo algunos ejemplos, unos por su trascendencia, y otros por ser más recientes, por lo que han podido ser vividos por muchos de los recreativistas de hoy en día.

 

En las primeras décadas de vida del Club, antes de que se impusiera el profesionalismo en los años veinte, el Recre no solía remontar ni ganar en el último minuto, ni tampoco le solían remontar otros equipos, pues su superioridad se mostraba habitualmente con claridad y se reflejaba en el marcador bastante antes del final de los partidos. Pero ante rivales de altura también hubo algún final amargo. El primer ejemplo destacable de remontada en contra se produjo allá por el 11 de abril de 1906, en el Hipódromo de la Castellana de Madrid, cuando, tras un buen partido de los onubenses sobre un terreno embarrado por la incesante lluvia, el Athletic de Bilbao neutralizó el gol inicial de Waterston y remontó a tres minutos del final para lograr el subcampeonato del Campeonato de España, relegando al Recreativo al tercer puesto.

 

Otro ejemplo de remontada en contra, pero de época mucho más reciente, fue la del Málaga CF en el regreso a Primera del Recreativo, el 1 de septiembre de 2002. Tras el esperanzador 2-0 inicial, con goles de Raúl Molina y Viqueira, Musampa se encargó de aguar la fiesta en las gradas con sus tres goles.

 

Una remontada, que hubiera sido épica y memorable en la historia del Decano, pero que no llegó a consumarse, se vivió en abril de 1931, coincidiendo con la proclamación de la II República. Era la eliminatoria definitiva que daba la única plaza de ascenso a Segunda División, y a ella llegaban, tras quedar campeones de sus grupos y superar otras eliminatorias, el Celta de Vigo y el Recre. En la ida, en Balaídos, una expulsión nada más empezar y cuatro penaltis en contra provocaron un resultado casi imposible de remontar (4-0). Al domingo siguiente en un Velódromo abarrotado se rozó la machada, pero el 3-0 final fue insuficiente y el ascenso fue para el Celta.

 

Pasemos ahora a recordar brevemente otras remontadas de las últimas décadas que sí se consumaron, incluso con goles en el descuento, en algunos casos:

 

  • 23 de noviembre de 1985: Real Madrid Castilla 3 Recreativo 4, seguramente la más increíble, porque en el minuto 77 se perdía en el estadio Santiago Bernabeu por 3 a 0 y se remontó en 11 minutos con goles de Ramón (2), Alzugaray y Cepeda.
  • 31 de mayo de 1998: Recreativo 2 Español B 1. Remontada “pequeña” pero decisiva, porque se consiguió en la fase de ascenso a Segunda, y allanó el camino para regresar a la División de Plata de la mano de Joaquín Caparrós.

 

Citemos dos remontadas memorables en la  gran temporada 2001/02:

  • 17 de marzo de 2002: Recreativo 3 Extremadura 2, los goles de Raúl Molina (2) y Antoñito consiguieron contrarrestar el 0-2 del equipo visitante, en el que jugaban Poli, Edu Moya, Jesús Vázquez y Kiko.
  • 19 de mayo de 2002: Recreativo 2 Xerez 1, con los inolvidables goles de Soriano que voltearon el marcador para dar el primer ascenso del Recre en su estadio a Primera División.
  • 24 de noviembre de 2002: Recreativo 2 Racing 1, ya en Primera División, con goles de Raúl Molina en el 85’ y 92’.
  • la histórica noche del 5 de marzo de 2003: Osasuna 2 Recreativo 2, en la vuelta de semifinales de Copa del Rey. Goles de Xisco y Benítez en la segunda parte para alcanzar la final del Campeonato de España.
  • 27 de noviembre de 2005: en la temporada del ascenso con Marcelino, el Lleida se adelantó 0-2 en el Nuevo Colombino, pero el Recre remontó con un gol de Rosu y dos de Gastón Casas.
  • 5 de noviembre de 2006: los goles de Santi Cazorla y Mario, este ya en el 93’, propiciaron una justa victoria ante el Nastic, que se había adelantado en el primer tiempo.
  • Otra remontada épica en Pamplona el 3 de mayo de 2009: Osasuna 1 Recreativo 2, con goles de Ersen Martin en el 81’ y Morris en el 95’ para seguir vivos en Primera (aunque sería la última victoria del Recre en Primera División).
  • 27 de febrero de 2010: los goles de Pablo Sánchez en el 68’ y de Álvaro Antón en el 90’ le dieron la vuelta al marcador ante el Cádiz.
  • 19 de octubre de 2013: Recreativo 3 Lugo 3, con goles de Cifu, Arana y Antón en la segunda parte, tras el 0-3 de los gallegos.

 

A diferencia de las remontadas épicas, en las que el suspense y la emoción van creciendo durante muchos minutos, los goles decisivos en el tiempo de descuento provocan una súbita explosión de júbilo colectivo, sobre todo si deciden títulos, ascensos o descensos. Pero al igual que hemos hecho con las remontadas, repasamos en primer lugar los momentos amargos sufridos por tantos encajados por el Recreativo en el último suspiro de partidos decisivos.

 

El más doloroso fue el 6 de julio de 1969 en la eliminatoria definitiva para el ascenso a Segunda División ante el Onteniente. El Recreativo había perdido por la mínima en la ida en tierras valencianas, pero en el partido de vuelta en Huelva ganaba por 3 goles a 1 cuando se había rebasado el minuto 93 y la afición recreativista, que llenaba las gradas del Estadio municipal, celebraba ya el ascenso. Entonces se produjo una jugada sin aparente peligro, pero que finalizó con una vaselina de Portalés que superó a nuestro portero y aunque el defensa Díaz llegó a despejar, el balón dio en la parte inferior del larguero y botó dentro. Mazazo psicológico para todos. Hubo de jugarse un partido de desempate solo dos días después en Puertollano, con la moral del equipo hundida y los jugadores aun pensando en aquella última jugada, lo que aprovechó el Onteniente para ganar 2-1 y ascender a Segunda División.

 

Otros goles encajados en el últimos instantes se produjeron el 3 de febrero de 2001, cuando el Atlético de Madrid empató de lanzamiento de falta en el 90’, en un partido jugado todavía en el viejo Colombino, y que mereció ganar el Recre; o el 20 de mayo de 2007, gol de Roberto Carlos en el 91’ que supuso el 2-3 para el Real Madrid en el Nuevo Colombino y alejó la opción de terminar en puestos europeos. Y más recientemente, el gol del Real Jaén la temporada pasada (28 de febrero de 2016) que supuso un amargo empate a dos en la última jugada del partido.

 

Por el contrario el 17 de junio de 1972 se vivió un momento de júbilo que liberó toda la tensión acumulada en el recreativismo tras más de noventa minutos de angustia, ya que el Club Decano se jugaba permanecer en Tercera División o caer a categoría regional. Según contaban los presentes, en el mismo instante en que el árbitro iniciaba el gesto con sus brazos para dar por concluido el partido, el riotinteño Coradino de fuerte chut logró el 1-0 ante el Barbastro, que dejaba al Club en Tercera. Hasta el presidente Martín Berrocal sufrió una lipotimia y hubo de ser atendido.

 

Otros goles más recientes que resolvieron partidos importantes a favor del Recreativo en los últimos instantes, además de los que ya hemos mencionado en el apartado de las remontadas, fueron:

 

  • Los anotados en el descuento de dos partidos de la apasionante temporada 2001/02, que contribuyeron a lograr el ascenso a Primera División: el de Epitié, el 3 de marzo ante el Nastic de Tarragona, para deshacer el empate en el minuto 94’ y el de Galán, el 13 de abril, rematando de cabeza una falta ante el Eibar en el Nuevo Colombino en el 93’.
  • 27 de agosto de 2006: gol de Cazorla en el 92’ para empatar ante el Mallorca en el retorno a Primera División del Decano.
  • 24 de septiembre de 2006: Gol de Sinama Pongolle en el 93’ para dar la victoria al Recreativo en Anoeta (2-3).
  • 18 de mayo de 2008: Gol de Javi Guerrero en el último minuto del descuento del último partido de la temporada, para certificar la permanencia en Primera del Recreativo ante el Valladolid.

Y terminamos destacando, lógicamente, los dos más recientes que llevaron al éxtasis a la sufrida afición del Decano: el de Rubén Mesa el pasado 19 de marzo de 2016 para ganar 1-0 al Granada B, con 21.000 recreativistas llenando las gradas del Nuevo Colombino, y el de Miguelito el pasado domingo ante la Real Balompédica Linense, que dio unos puntos valiosísimos para la lucha por la permanencia que mantiene en la actualidad el Club Decano.

 

Departamento de Historia del Real Club Recreativo de Huelva SAD

mmg
mmg el 23-02-2017 a las 11:10:59

mmg escribió:

De remontadas y goles in extremis

http://www.recreativohuelva.com/wp-content/uploads/2017/02/Platko-en-Balaidos2-1200x640.jpg

Ganar un partido en el último minuto provoca emociones tan intensas que explican porqué el fútbol levanta pasiones en todo el planeta, y hace apenas unos días hemos podido vivir en Huelva esas emociones. Lograr un ascenso en el último momento, evitar un descenso, o remontar un partido que parecía imposible ganar solo unos minutos antes, genera una euforia colectiva que queda impresa en la memoria de los aficionados.

 

Aunque ha habido muchos momentos de júbilo, y también de enorme desazón por goles in extremis y remontadas a favor o en contra a lo largo de los 127 años de historia del Recreativo, hemos decidido traer aquí solo algunos ejemplos, unos por su trascendencia, y otros por ser más recientes, por lo que han podido ser vividos por muchos de los recreativistas de hoy en día.

 

En las primeras décadas de vida del Club, antes de que se impusiera el profesionalismo en los años veinte, el Recre no solía remontar ni ganar en el último minuto, ni tampoco le solían remontar otros equipos, pues su superioridad se mostraba habitualmente con claridad y se reflejaba en el marcador bastante antes del final de los partidos. Pero ante rivales de altura también hubo algún final amargo. El primer ejemplo destacable de remontada en contra se produjo allá por el 11 de abril de 1906, en el Hipódromo de la Castellana de Madrid, cuando, tras un buen partido de los onubenses sobre un terreno embarrado por la incesante lluvia, el Athletic de Bilbao neutralizó el gol inicial de Waterston y remontó a tres minutos del final para lograr el subcampeonato del Campeonato de España, relegando al Recreativo al tercer puesto.

 

Otro ejemplo de remontada en contra, pero de época mucho más reciente, fue la del Málaga CF en el regreso a Primera del Recreativo, el 1 de septiembre de 2002. Tras el esperanzador 2-0 inicial, con goles de Raúl Molina y Viqueira, Musampa se encargó de aguar la fiesta en las gradas con sus tres goles.

 

Una remontada, que hubiera sido épica y memorable en la historia del Decano, pero que no llegó a consumarse, se vivió en abril de 1931, coincidiendo con la proclamación de la II República. Era la eliminatoria definitiva que daba la única plaza de ascenso a Segunda División, y a ella llegaban, tras quedar campeones de sus grupos y superar otras eliminatorias, el Celta de Vigo y el Recre. En la ida, en Balaídos, una expulsión nada más empezar y cuatro penaltis en contra provocaron un resultado casi imposible de remontar (4-0). Al domingo siguiente en un Velódromo abarrotado se rozó la machada, pero el 3-0 final fue insuficiente y el ascenso fue para el Celta.

 

Pasemos ahora a recordar brevemente otras remontadas de las últimas décadas que sí se consumaron, incluso con goles en el descuento, en algunos casos:

 

  • 23 de noviembre de 1985: Real Madrid Castilla 3 Recreativo 4, seguramente la más increíble, porque en el minuto 77 se perdía en el estadio Santiago Bernabeu por 3 a 0 y se remontó en 11 minutos con goles de Ramón (2), Alzugaray y Cepeda.
  • 31 de mayo de 1998: Recreativo 2 Español B 1. Remontada “pequeña” pero decisiva, porque se consiguió en la fase de ascenso a Segunda, y allanó el camino para regresar a la División de Plata de la mano de Joaquín Caparrós.

 

Citemos dos remontadas memorables en la  gran temporada 2001/02:

  • 17 de marzo de 2002: Recreativo 3 Extremadura 2, los goles de Raúl Molina (2) y Antoñito consiguieron contrarrestar el 0-2 del equipo visitante, en el que jugaban Poli, Edu Moya, Jesús Vázquez y Kiko.
  • 19 de mayo de 2002: Recreativo 2 Xerez 1, con los inolvidables goles de Soriano que voltearon el marcador para dar el primer ascenso del Recre en su estadio a Primera División.
  • 24 de noviembre de 2002: Recreativo 2 Racing 1, ya en Primera División, con goles de Raúl Molina en el 85’ y 92’.
  • la histórica noche del 5 de marzo de 2003: Osasuna 2 Recreativo 2, en la vuelta de semifinales de Copa del Rey. Goles de Xisco y Benítez en la segunda parte para alcanzar la final del Campeonato de España.
  • 27 de noviembre de 2005: en la temporada del ascenso con Marcelino, el Lleida se adelantó 0-2 en el Nuevo Colombino, pero el Recre remontó con un gol de Rosu y dos de Gastón Casas.
  • 5 de noviembre de 2006: los goles de Santi Cazorla y Mario, este ya en el 93’, propiciaron una justa victoria ante el Nastic, que se había adelantado en el primer tiempo.
  • Otra remontada épica en Pamplona el 3 de mayo de 2009: Osasuna 1 Recreativo 2, con goles de Ersen Martin en el 81’ y Morris en el 95’ para seguir vivos en Primera (aunque sería la última victoria del Recre en Primera División).
  • 27 de febrero de 2010: los goles de Pablo Sánchez en el 68’ y de Álvaro Antón en el 90’ le dieron la vuelta al marcador ante el Cádiz.
  • 19 de octubre de 2013: Recreativo 3 Lugo 3, con goles de Cifu, Arana y Antón en la segunda parte, tras el 0-3 de los gallegos.

 

A diferencia de las remontadas épicas, en las que el suspense y la emoción van creciendo durante muchos minutos, los goles decisivos en el tiempo de descuento provocan una súbita explosión de júbilo colectivo, sobre todo si deciden títulos, ascensos o descensos. Pero al igual que hemos hecho con las remontadas, repasamos en primer lugar los momentos amargos sufridos por tantos encajados por el Recreativo en el último suspiro de partidos decisivos.

 

El más doloroso fue el 6 de julio de 1969 en la eliminatoria definitiva para el ascenso a Segunda División ante el Onteniente. El Recreativo había perdido por la mínima en la ida en tierras valencianas, pero en el partido de vuelta en Huelva ganaba por 3 goles a 1 cuando se había rebasado el minuto 93 y la afición recreativista, que llenaba las gradas del Estadio municipal, celebraba ya el ascenso. Entonces se produjo una jugada sin aparente peligro, pero que finalizó con una vaselina de Portalés que superó a nuestro portero y aunque el defensa Díaz llegó a despejar, el balón dio en la parte inferior del larguero y botó dentro. Mazazo psicológico para todos. Hubo de jugarse un partido de desempate solo dos días después en Puertollano, con la moral del equipo hundida y los jugadores aun pensando en aquella última jugada, lo que aprovechó el Onteniente para ganar 2-1 y ascender a Segunda División.

 

Otros goles encajados en el últimos instantes se produjeron el 3 de febrero de 2001, cuando el Atlético de Madrid empató de lanzamiento de falta en el 90’, en un partido jugado todavía en el viejo Colombino, y que mereció ganar el Recre; o el 20 de mayo de 2007, gol de Roberto Carlos en el 91’ que supuso el 2-3 para el Real Madrid en el Nuevo Colombino y alejó la opción de terminar en puestos europeos. Y más recientemente, el gol del Real Jaén la temporada pasada (28 de febrero de 2016) que supuso un amargo empate a dos en la última jugada del partido.

 

Por el contrario el 17 de junio de 1972 se vivió un momento de júbilo que liberó toda la tensión acumulada en el recreativismo tras más de noventa minutos de angustia, ya que el Club Decano se jugaba permanecer en Tercera División o caer a categoría regional. Según contaban los presentes, en el mismo instante en que el árbitro iniciaba el gesto con sus brazos para dar por concluido el partido, el riotinteño Coradino de fuerte chut logró el 1-0 ante el Barbastro, que dejaba al Club en Tercera. Hasta el presidente Martín Berrocal sufrió una lipotimia y hubo de ser atendido.

 

Otros goles más recientes que resolvieron partidos importantes a favor del Recreativo en los últimos instantes, además de los que ya hemos mencionado en el apartado de las remontadas, fueron:

 

  • Los anotados en el descuento de dos partidos de la apasionante temporada 2001/02, que contribuyeron a lograr el ascenso a Primera División: el de Epitié, el 3 de marzo ante el Nastic de Tarragona, para deshacer el empate en el minuto 94’ y el de Galán, el 13 de abril, rematando de cabeza una falta ante el Eibar en el Nuevo Colombino en el 93’.
  • 27 de agosto de 2006: gol de Cazorla en el 92’ para empatar ante el Mallorca en el retorno a Primera División del Decano.
  • 24 de septiembre de 2006: Gol de Sinama Pongolle en el 93’ para dar la victoria al Recreativo en Anoeta (2-3).
  • 18 de mayo de 2008: Gol de Javi Guerrero en el último minuto del descuento del último partido de la temporada, para certificar la permanencia en Primera del Recreativo ante el Valladolid.

Y terminamos destacando, lógicamente, los dos más recientes que llevaron al éxtasis a la sufrida afición del Decano: el de Rubén Mesa el pasado 19 de marzo de 2016 para ganar 1-0 al Granada B, con 21.000 recreativistas llenando las gradas del Nuevo Colombino, y el de Miguelito el pasado domingo ante la Real Balompédica Linense, que dio unos puntos valiosísimos para la lucha por la permanencia que mantiene en la actualidad el Club Decano.

 

Departamento de Historia del Real Club Recreativo de Huelva SAD

bestial

Respuesta rápida

¿Quieres participar en esta sección?

Si ya eres miembro, entra / loguéate.

Si aún no estás registrado en vivamirecre.com:

Entra con Facebook